Análisis MediEvil Remake

Análisis MediEvil Remake

PS4
8

Muy Bueno

El Héroe de Gallowmere se levanta de la tumba.

Estamos ante un remake que busca reproducir con mucha fidelidad el juego original, actualizando gráficos, sonido, controles y poco más. Es un producto que va muy en la línea de lo que hemos visto con Shadow of the Colossus o las trilogías de Crash Bandicoot o Spyro, aunque aquí el título que se ha tomado como base no ha aguantado tan bien el paso del tiempo como los ejemplos que acabamos de mencionar, algo que detallaremos más adelante.

Medievil es un hack ‘n slash basado en medir bien tus fuerzas. Los primeros niveles me resultaron fáciles de superar, pero a medida que avanzaba recurría a estrategias como aprovechar las fuentes de vida o usar la carga con escudo para evitar confrontaciones que sabía que no podía ganar. Además, las ofensivas enemigas hacen cada vez más daño, tus armas pueden romperse en cualquier momento y los jefes finales están hechos para que sueltes algún que otro improperio contra la pantalla.

En el reino de Gallowmere, año 1286, el poderoso mago Zarok, desterrado por nigromancia, reunió a un numeroso ejército de zombis, demonios y otros monstruos con la intención de conquistar el reino al que pertenecía y vengarse de la familia real. Tras una breve sucesión de escaramuzas, los mejores soldados tanto del ejército del Rey Peregrino como los del de Zarok se enfrentaron en una batalla final en la que el capitán del Rey Peregrino, Sir Daniel Fortesque, se enfrentó en duelo singular combate a Zarok, acabando con su vida antes de sucumbir ante sus propias heridas mortales. La batalla, sin la magia de Zarok para mantener a las huestes malignas, fue ganada por el ejército real.

No obstante, la leyenda apenas se acerca a la verdad, ya que Sir Dani cayó atravesado por la primera andanada de flechas, y la batalla se decidió sin él, con el resultado de que Zarok fue derrotado y huyó del campo de batalla, recuperándose mientras tramaba su venganza.

Cien años más tarde, el hechicero regresa con todo su poder e invocando fuerzas diabólicas con ayuda de su libro de hechizos domina el desprotegido reino, sembrándolo de demonios y zombis. Junto al resto de los cadáveres de Gallowmere resucita el de Sir Dani y el difunto capitán se ve en la obligación de vencer definitivamente a Zarok para salvar su amado reino y demostrar que es el héroe de su propia leyenda.

La historia, sin ser lo más complejo o apasionante del mundo, funciona muy bien, justificando a la perfección nuestras andanzas por un reino extraño y repleto de personajes de lo más peculiares. Además, el guion tiene muchas dosis de humor y no serán pocas las veces en las que sus diálogos nos sacarán más de una sonrisa con sus constantes burlas y sátiras al género de la fantasía.

Bajo una mezcla de aventura y acción, MediEvil era un aporreabotones de manual, con escasez de ataques y uno para cubrirse con el escudo. Era más de atacar, controlando las distancias respecto al enemigo, y poco más. Pero con un aliciente, eso sí: eliminar a los monstruos de cada fase al 100% para rellenar el cáliz de las almas y obtener un premio en la Galería de Héroes.

Había un aliciente importante para motivar ese 100%, ya que el verdadero final se obtenía de esa guisa. Por suerte podíamos repetir las fases todas las veces que quisiésemos al contar con un mapa que separaba cada región para estar al tanto de todo lo que nos faltaba por hacer. Era muy rejugable, vaya.

Si bien no contaba con ningún componente de RPG (que tanto se destila en toda aventura que se precie, con las típicas ramas de habilidades y exp.), sí que podíamos aumentar el tope de vida de Dan con unos viales. Además, con el dinero podíamos comerciar con las gárgolas para comprar munición de la ballesta, por ejemplo, o reparar el escudo e incluso encantar la espada.

Finalmente, el encanto de Sir Daniel Fortesque se vio arropado por cierto sentido del humor y un doblaje al castellano que caló hondo en nuestro territorio. Doblaje que, por cierto, se ha respetado íntegro en el remake.

Como ya hemos comentado, estamos ante el mismo juego que pudimos disfrutar hace más de 20 años: misma historia, mismas fases, mismos jefes, mismos puzles, mismos saltos, mismos enemigos, etcétera. Es decir, si todavía lo tenéis fresco en vuestra memoria, sabréis lo que tenéis que hacer en todo momento y las guías de antaño siguen siendo igual de válidas para esta nueva versión.

Sin embargo, esto no ha impedido que Other Ocean haya intentado paliar con novedades la escasa duración de una aventura que difícilmente suele pasar de las seis o siete horas en una primera partida. Para ello, se les ha ocurrido incluir una serie de coleccionables y retos opcionales que desbloquearemos abriendo un cofre especial en una de sus últimas fases.

Cuando hagamos esto veremos cómo en todas las pantallas aparecerá un alma en pena que nos pedirá que cumplamos su último deseo. Cada uno de estos espíritus nos exigirá que vayamos a un lugar concreto que siempre está en un nivel diferente del que lo encontramos y al llegar allí nos plantearán un desafío. Estos son muy variados, aunque no están especialmente inspirados, y si los completamos todos recibiremos una sorpresa que no os vamos a arruinar. Tenemos que admitir que esta especie de búsqueda del tesoro se nos ha hecho muy entretenida, ya que pone a prueba nuestros conocimientos sobre el juego al obligarnos a averiguar los sitios a los que nos piden que vayamos, algo que no siempre está demasiado claro y para lo que deberemos fijarnos muy bien en los pequeños detalles.

Nada mejor que ponerse una comparativa de MediEvil en PSX y en PS4 para ver la diferencia a este nivel. Una pena que el framerate petardee a veces, aunque en general mantiene los 50-60 frames, y que muchas de las texturas aprueben más por colorido que por calidad. Aunque en sí el conjunto entra por los ojos.

Y sonoramente, esto es de 10 absoluto. La BSO, que ya en el original era una joya del dúo Bob ’n Barn, ha sido regrabada con una orquesta para que suene más potente, manteniendo los manierismos Elfman que inspiraron la original: estallidos orquestales, coros en Fortíssimo, órganos, tubas… A ello le sumamos un redoblaje en castellano de lujo como los que acostumbra Sony, que mejora al original y con la sorpresa de conservar varias de las voces que ya escuchamos en 1998, (excepto en algunos casos como el narrador de la intro).

Titulo proporcionado por PlayStation España. Analizado en una PS4 PRO.

Bueno

  • Su precio: 29,99 euros.
  • La banda sonora es una auténtica pasada.
  • Gran ambientación típica de Halloween
  • El libro de Gallowmere, lleno de lore y entradas fantásticas.

Malo

  • Su jugabilidad se siente algo anticuada, a pesar de los cambios
  • Muy poco ambicioso a nivel técnico y con algunos bugs.
  • El control y la cámara pueden volverse bastante rebeldes
8

Muy Bueno

Contraseña perdida

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons
X